¿El auténtico lujo en las casas modernas? No es el gimnasio en casa o un baño turco en lugar de la ducha, sino una verdadera y auténtica laundry room: un espacio dedicado a la colada, súper equipado y funcional. Los años 80 lanzaron una moda que – para muchos – era, obviamente, un lujo inalcanzable y poco práctico: equipar un gimnasio personal en casa. Hoy en día la tendencia del mundo del interior decorating mira hacia la colada y sugiere la realización en casa de una laundry room personal, es decir una lavandería equipada para poder contener en un único lugar todo lo necesario para quitar las manchas, lavar, tender y secar, planchar y remendar. ¡Un santuario para quien ama la casa!
Para equipar una lavandería se puede robar espacio a cualquier zona de la casa, depende de lo que quiera sacrificar para tener a disposición un espacio en el que dedicarse al arte de lavar y planchar: dos cosas aparentemente similares a simples tareas domésticas, que pueden transformarse, sin embargo, en actividades muy satisfactorias si se desarrollan en un espacio bien equipado. Ahora, con lo que tenemos que acabar es con la leyenda urbana de que solo las casas grandes pueden permitirse una lavandería. Martha Stewart, en su grandioso libro “House Keeping” rompe un lanza a favor de las lavanderías urbanas, ¡microscópicas pero funcionales!
Las soluciones más pequeñas, verdaderamente deliciosas, prevén utilizar el interior de un armario, incluso en la cocina o en el cuarto de baño – donde se pueda tener un desagüe de agua para la lavadora. Si la solución es reducida, claramente tendremos que concentrarnos en lo esencial, pero el resultado será igualmente perfecto. Si, por el contrario, la casa es grande y el espacio no falta, entonces se puede sacrificar un trastero o una pequeña habitación para crear una lavandería verdaderamente a medida. En su laudry room deberá prever un espacio para: lavadora (eventualmente con secadora incorporada) grifo y pequeño lavabo para lavar a mano y quitar las manchas, aplicar la lejía, etc. (atención, no de acero, se puede estropear) tenderete (de techo, súper práctico, o bien, uno plegable) y pinzas 2 jofainas de plástico (una para recoger la colada limpia, otra para lavar a mano) 1 cepillo para tejidos de fibra suave (para cepillar) 1 cepillo redondo adhesivo para eliminar las pelusas 1 bandeja vacía bolsillos (para poner monedas, y otros objetos que encontremos en los bolsillos, varillas de las camisas, botones que se han caído a la espera de ser cosidos, etc.) cesta para la ropa sucia cesta para la ropa limpia, para planchar (si tiene una habitación específica para ello, elija un baúl revestido de papel de Florencia, ¡muy bonito de ver y práctico de usar!) red para el lavado de prendas pequeñas gotas de perfume para la ropa a añadir a la lavadora tabla de planchar y plancha agua para la plancha pulverizador para inhumeder las prendas
Esto por lo que se refiere al equipo. Después deberá prever tener al alcance de la mano todos los productos que le sirven semanalmente, he aquí la lista de los imprescindibles: Pasiòn Por El Blanco Biolindo Lenceria y Seda Morbivel Smackia Ogni Macchia opcionales, a incluir si se necesitan: Sportswear Detergente Especìfico Lava Lana Delicada y Balsamo Delicado Lana Lavado Tratamiento N°1 Cortinas
Un último toque de estilo, tomado de Rita Konig, autora del libro Domestic Bliss, una maravillosa guía del arte de vivir la casa: si pinta su lavandería con un bonito color, lavar la ropa y tenderla se le hará menos pesado. Haga que a su laundry room llegue su música preferida y que la decoración no sea simplemente la típica de una habitación “de servicio”. Si su lavandería cabe dentro de las puertas de un armario, cuelgue lavanda seca, cojines porta alfileres, o bolsas bordadas para la ropa pequeña y delicada: es decir – ennoblezca con estilo esta zona de la casa y encontrará refugio en este agradable rincón.
  1. Biolindo
  2. Sportswear Pretratante
  3. Vegetal Suavizante